El efecto Scheherezade en las presentaciones