“Saber expresar una idea es tan importante como la idea misma” – Aristóteles

¿Quién puede resistirse a las cápsulas de Nespresso?

Toda mi vida he sido aficionado al té. Rechazaba sistemáticamente cualquier ofrecimiento de café. Cuando no había té, prefería no tomar nada a tomar café. Un buen día, tras la cena en casa de un amigo, éste nos invitó a café. Como era habitual, lo rechacé amablemente. Entonces apareció con una elegante caja de madera negra, en cuyo interior atractivas cápsulas de colores se disponían ordenadamente en filas. Yo, enemigo declarado del café, no pude resistirme a la tentación y tomé uno. Desde aquella noche, me he aficionado al café. Perdón, miento: al café no, al Nespresso.

Y es que Nespresso me cautivó primero a través de los ojos y después por su sabor. Cuando compras una cafetera y visitas una boutique de Nespresso, comprendes que Nespresso no vende café: Nespresso vende una experiencia que transmite emociones. Y además su café me parece muy, pero que muy, bueno. Tan bueno, que ahora ningún otro café me satisface cuando voy a un sitio “normal”. Al extremo de que en algunos de mis cursos y talleres me llevo mi propia Nespresso de casa armado con un buen surtido de cápsulas. Me tomo la molestia porque ya no me gustan los otros cafés y porque deseo compartir la experiencia del ritual del café con mis alumnos. Mientras degustamos un delicioso café les hablo de la importancia del diseño. Y desde que dispongo del maletín de Nesscase puedo transportar mi Nespresso fácilmente a cualquier sitio, de forma cómoda y segura.

Pose a lo George Clooney junto al maletín Nesscase

La presentación del contenido puede ser tan importante como el contenido mismo

¿Qué me ha enseñado mi experiencia con Nespresso y Nesscase? La presentación cambia la percepción del contenido. Te guste o no, si el diseño de tu presentación es cutre, transmites cutrez; si su diseño es profesional, transmites profesionalidad. Nunca olvides que el diseño también comunica. Un buen diseño incluso predispone favorablemente a la audiencia. Hasta tal punto, que investigaciones en este campo corroboran que somos más receptivos a mensajes bien diseñados. Estudios e investigaciones recientes están confirmando que el atractivo visual de una presentación influye poderosamente en su capacidad persuasiva. Las transparencias que son fáciles de procesar generan más sentimientos positivos, los cuales se traducen en una mayor disposición a estar de acuerdo con las ideas expuestas. Los psicólogos denominan a este comportamiento fluencia de procesamiento o fluencia cognitiva.

El diseño no lo es todo, pero ayuda a comunicar

Por supuesto, sin un contenido sólido, no hay presentación. ¿A quién va a engañar un despliegue visual hollywoodiense vacío de contenido presentado por un necio arrogante?  Si tu idea es mala, si tu contenido no merece la pena, entonces no hay presentación que valga ni pirotecnias multimedia que lo disimulen. PowerPoint nunca disfrazará la vacuidad del pensamiento.

Ahora bien, si tu idea es buena, si tiene potencial de producir un cambio significativo, entonces tu presentación importa porque, como dice Chris Brogan, “puede darle asas a tus ideas para que otras personas puedan agarrarlas y hacerlas suyas”.

Cuando tus PowerPoints no parezcan PowerPoints, habrás alcanzado la cima del diseño de presentaciones.

- Diseñar o morir

- Principios universales de diseño

- Diez mandamientos del buen diseño

 Agua, diseño y caridad

 6 lecciones sobre presentaciones que aprendí sentado a la mesa de Coque

¿Qué importancia concedes al envoltorio en tus presentaciones?