Si tu presentación no ayuda a la audiencia a resolver un problema, ¿por qué habría de escucharte?