5 tipos de micrófonos y qué esperar de ellos

En recintos suficientemente grandes necesitarás utilizar un micrófono si quieres que se te oiga. Cuando las dimensiones de la sala lo exigen, pide con antelación un micrófono y acude con  tiempo suficiente al lugar del evento para comprobar que la megafonía funciona correctamente. No esperes al último momento para manifestar tus preferencias, porque puede ser demasiado tarde para que encuentren lo que más te gusta. Éstas son mis opciones de micrófono preferidas, ordenadas de mejor a peor:

1 Micrófono de diadema

Son como los que llevan los ponentes de TED, que te dejan las manos libres. Poseen la gran ventaja de que sin importar cómo muevas la cabeza, el micro siempre estará a la misma distancia de tu boca. Son los que producen un sonido más uniforme a todo lo largo de la charla. Cuida que no esté justo delante de tus labios, para que no soples sobre él al hablar ni incida tu respiración directamente, lo que amplifica siseos y silbidos desagradables. Por lo demás, son comodísimos y uno se acostumbra enseguida a su uso.

2 Micrófono de solapa

Se prenden de la solapa de la chaqueta o del cuello de la camisa o jersey. Suelen presentar el inconveniente de que al mover la cabeza hacia los lados o hacia arriba y abajo distancias la boca del micrófono, provocando que se te deje de oír momentáneamente. Trata siempre de orientar tu cabeza en la dirección del micrófono y que tu voz pase por encima.

3 Micrófono de mano inalámbrico

Presentan el inconveniente de secuestrar una de tus manos, que ya no podrás utilizarla para gesticular, lo que te restará expresividad. Debes ser muy cuidadoso: cuando la muevas lejos de tu boca, se te dejará de oír. Opción extremadamente arriesgada para quienes con los nervios no dejan las manos quietas. Cuesta mucho acostumbrarse a usar estos micrófonos.

4 Micrófono de mano con cable

A todos los problemas anteriores, añade además el estorbo que supone el cable, unido a la posibilidad de que tropieces con él y te caigas en mitad de tu presentación.

5 Micrófono de mesa o atril

Evito siempre que sea posible hablar sentado, por lo que tiendo a descartar totalmente esta posibilidad. Mesa o atril actúan como una barrera simbólica entre la audiencia y tú. El nivel de conexión es siempre menor con mesa o atril de por medio.

¡Atención, mujer!
Los dos primeros micrófonos vienen siempre acompañados de una pesada petaca que debes colgar en algún lugar de tu indumentaria. He visto mujeres con vestidos ceñidos obligadas a llevar la susodicha petaca en la mano por no tener de dónde colgársela. Tenlo en cuenta cuando planees cómo vestirte para tu presentación.

[¿Quieres aprender otros muchos trucos para alcanzar una puesta en escena sobresaliente? Apúntate a mis próximos cursos en abierto sobre cómo exponer presentaciones de alto impacto.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- Nueve consejos para sacar el máximo partido al sonido en tus presentaciones

- No conviertas tu presentación en una sesión de karaoke

- Deja oír tu voz: cuatro consejos para cuidar tu voz y alargar la vida útil de tus cuerdas vocales

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué otros micros has usado? ¿Qué anécdotas te han sucedido usando micrófonos?