Si estás hablando con alguien que confunde “conversar” con “interrumpir”, se merece un poco de juego sucio para salvar la situación