Hay presentaciones fáciles. Presentaciones que has planificado, diseñado, estructurado y montado en transparencias de PowerPoint , con una sala dedicada y entregada y una pantalla gigante. Te la sabes, te apoyas en tu super PPT. Hablas y la gente mira a la pantalla embelesada. Todo va bien y sales a hombros. ¡Ole!

Hay otras en las que lo que tienes que presentar es algo tan intangible y difícil de mostrar como un guión.

¿Qué tipo de guión?
No te hablo del guión de la temporada 2 de Juego de Tronos. Te hablo de algo corto, sobre lo que no tienes ni una imagen que mostrar, ni un segundo de vídeo o un story… Puede ser un webisodio, un vídeo de apoyo para un e-Learning, un spot, un viral…Sea lo que sea, es un contenido audiovisual y tú estás ahí, con el texto en un Word y todos te miran.

Qué no cunda el pánico. He aquí unas cuantas claves que debes recordar:

1 Ensaya hasta la saciedad y hazlo tuyo
Apréndetelo, remátalo y cuéntaselo a tu pareja, a tu madre, a tu prima de Móstoles. Y si tienes que añadir anotaciones o descripciones de las escenas con las que te sientas más cómod@, no te cortes… Cuanto mejor te lo sepas, más fluido, natural y tuyo será.

2 Aquí hemos venido a pasarlo BIEN
Sí. Lo siento. Te ha tocado ser el centro. Todos te van a mirar a ti. No hay PowerPoint, ni proyector ni red de seguridad. Pero ahí va un truco: ellos quieren pasarlo bien. Sí, porque han interrumpido su rutina para hacer algo diferente y tienen ganas de que les sorprendan. Aprovéchate de ello y siéntete a gusto en tu papel.

3 Si eres el payaso, haz payasadas
No…no se trata de que seas quien no eres, pero no puedes contar algo divertido con cara de enterrador. Si traes el circo a la ciudad y te toca ser el payaso, tendrás que hacer de payaso; y si te toca ser el acróbata, tendrás que hacer acrobacias. En resumen: deja tu sentido del ridículo en la puerta y serás libre.

4 Emociónate y emocionarás
Para transmitir en cualquier situación necesitas la emoción. No puedes leer un guión como si fueran las páginas amarillas. Hasta los niños de San Ildefonso transmiten emoción. Siente lo que cuentas, entona y dale fuerza. Haz la historia creíble a través de tu voz y será creíble para tu audiencia.

5 Busca referencias 
Busca formas de contar que encajen con la historia e imítalas: puedes usar el estilo publicitario, como si contases un chiste o una historia de suspense…

6 Cuenta un cuento
Cuando contamos cuentos a los niños, no abundamos en detalles que distraigan de la historia. Pon a tu público en situación pero no te excedas en detalles que rompan la tensión narrativa. Simplifica y llegarás.

7 Empieza sin más
No te enrolles explicándole a tu audiencia que si “A ver que tal me sale”, “Yo no soy actor”, etc… Gran parte de los nervios e inseguridades que sientes no se transmiten de manera externa. Empieza con alegría y se centrarán en tu mensaje, sin prejuicios.

[¿Quieres mejorar tus técnicas de oratoria y disfrutar presentando? Descubre nuestros cursos sobre Exposición de presentaciones o contrata un coaching personalizado.]

DIÁLOGO ABIERTO
¿Alguna vez te has visto en una presentación casi sin recursos? ¿Has pasado ya del miedo escénico al placer escénico?