¿Alguna vez has hecho una presentación en inglés? Si es verdad eso de que hablar en público es una de las cosas que dan más miedo a la mayoría, la idea de hacerlo en inglés debe de resultar aterradora. Quizá te ponga nervioso sólo pensarlo. Si alguien te lo plantease, a lo mejor le responderías con un tajante “¡ni lo sueñes!”.

En cualquier caso, que te atrevas, que te acobardes o que te resulte coser y cantar dependerá de lo correcta y cómodamente que seas capaz de expresarte en el idioma de Shakespeare.

Gran parte de mi trabajo en El Arte de Presentar consiste en ayudar a directivos, profesores y conferenciantes que no son nativos de lengua inglesa a hacer presentaciones eficaces en inglés. Aunque próximamente dedicaré varios artículos a explicarte algunos consejos, hoy quiero hacer unas puntualizaciones al respecto.

1Presentar en inglés es como jugar en la Liga de Campeones

Si tu nivel de inglés es mediano, te sugiero que mires el partido desde el banquillo y continúes entrenando a tope hasta que puedas salir al campo a meter goles. Creo que entiendes el símil.

No obstante, sólo si te ves obligado por las circunstancias a hacer una presentación en inglés, te recomiendo que hagas lo que hacen tantos políticos y mandatarios: prepara una presentación corta, escríbela, y léela como si se tratase de un discurso. Así cumplirás con el compromiso y evitarás meter la pata. Precisamente esas son dos de las razones por las que ministros y parlamentarios evitan hablar espontáneamente.

Pero lo más importante para ti es que al esforzarte por aprender a leer correctamente en voz alta en inglés habrás subido varios peldaños de la escalera que conduce al dominio de este idioma.

2Practica con presentaciones que no pasen de 15 minutos

En segundo lugar, si tu nivel de inglés es lo bastante alto, te sugiero que empieces a hacer presentaciones cortas, de no más de quince minutos. Y si no incluyen turno de preguntas, mejor. Así ganarás soltura y confianza y, poco a poco, quizá llegues a sentirte preparado para encarar una presentación de cuarenta y cinco minutos.

Cuando te encuentres muy cómodo hablando espontáneamente, empieza a aceptar preguntas del público, pero entiende que estarás poniendo a prueba tus reflejos intelectuales y tu capacidad de improvisar.

3Solicita el consejo o la ayuda de especialistas en comunicación oral y escrita en lengua inglesa

Aprenderás mucho de ellos y tu presentación ganará a buen seguro ese toque de calidad extra que la hará memorable.

DIÁLOGO ABIERTO

¿Presentas habitualmente en inglés? ¿Cómo te preparas?

[Créditos: Shakespeare minimalist poster 3, diseñado por LukasKaraba.]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR