Si en tu presentación das información, la audiencia se preguntará: “Y a mí, ¿qué?”. Si fracasas en mostrarle cómo beneficiarse de esa información o cómo aplicarla para su provecho en su vida cotidiana, no te prestarán atención. ¿Por qué tendría que hacerlo si no encuentra beneficio alguno?

Si en tu presentación pides a la audiencia que actúen, que cambien su conducta, que se comporten de forma diferente a la habitual, la audiencia se preguntará: “Y a mí, ¿qué?”. Si fracasas en mostrarle cómo beneficiarse de esa acción, no actuará. ¿Por qué tendría que hacerlo si no encuentra beneficio alguno?

Hablas de lo que a ti te interesa, no de lo que ella necesita. Pides acciones que te benefician a ti, o la empresa, o al país, o al planeta, no de lo que ella gana. Habrás caído en las garras del Doctor X.

Todos quienes imparten clases, seminarios, talleres o conferencias han tenido que lidiar con aquellos miembros en la audiencia carentes de motivación. Asisten por obligación. Su motivación es extrínseca: no esperan actuar con la información ni ven beneficio para ellas en el tema tratado; no les motiva la satisfacción inherente a la actividad; sólo esperan una recompensa o evitar un castigo. ¿Qué hacer en estas situaciones?

Sigue leyendo en El Superhéroe de las Presentaciones.

Esta entrada apareció en primer lugar en el blog de El Superhéroe de las Presentaciones.