Tomar suplementos vitamínicos está de moda. Por un lado, muchos sentimos que el ritmo de vida que llevamos nos deja exhaustos y buscamos un aporte nutritivo extra que nos ayude a seguir adelante. También hay quienes consideran que la calidad general de los alimentos que consumimos ha empeorado y ello hace imprescindible la suplementación. Mi compañero Gonzalo Álvarez ha comenzado recientemente una serie de artículos sobre salud para comunicadores y te animo a leer el primero, titulado Los cuatro pilares de la salud física, mental y espiritual. Yo hoy voy a hablar de multivitaminas en sentido figurado y espero que me disculpes la metáfora, pues mis recomendaciones no requerirán que ingieras pastillas ni alimentos especiales. Quiero proponerte cuatro actividades que, a mi juicio, mejorarán tu eficacia como comunicador igual que las vitaminas mejorarán tu rendimiento en general.

1Lee asiduamente sobre asuntos variados
Comparto contigo la siguiente intuición, aún por contrastar: alguien es buen comunicador no sólo por lo que dice, sino por lo que su personalidad transmite. Siento que parte de eso tan elusivo a lo que llamamos carisma o atractivo tiene que ver con ser una persona interesante. Es algo que uno transmite y los demás perciben, unas veces a través de nuestras palabras, otras por aquello que parecemos contar incluso cuando callamos. Mi recomendación: para mejorar como comunicador, aumenta tu cultura general. Lee mucho y de muchos asuntos. No hará falta que hables de ellos. Te aseguro que tu audiencia se dará cuenta de que se encuentra ante un orador cultivado y de que detrás de lo que dices hay mucho más que te reservas y callas.

2Sé curioso y busca nuevos intereses
Por la misma razón por la que en el punto anterior te he recomendado leer, te animo a que seas curioso y busques continuamente nuevos estímulos: nuevas amistades, nuevas aficiones, músicas distintas, viajes a destinos que aún no has visitado… Toda novedad te ayudará a cultivar una personalidad atractiva y estimulará tu creatividad, lo cual te facilitará hacer presentaciones originales y memorables.

3Cada vez que presentes, ponte pruebas
Las personas que asisten a nuestros cursos aprenden a establecer objetivos para cada una de sus presentaciones. Yo siempre insisto sobre lo mismo: si quieres mejorar como comunicador, debes establecer, además, objetivos para ti, pequeñas tareas personales que deberás cumplir en cada intervención. Por ejemplo, prueba una nueva forma de empezar o terminar tu ponencia; estrena un pequeño efecto de magia; evita frases vagas como «bueno, y ahora voy a hablar de…»; evita hablar con infinitivos y no digas «Buenos días. En primer lugar, agradecer a…», etc. Cada vez que hables en público recuerda ponerte pruebas; así mejorarás.

4Recibe clases o haz cursos con frecuencia
Apúntate a algún curso corto donde puedas aprender algo que mejore tu capacidad como comunicador: magia, teatro, comedia, baile, canto, mimo. Pero no sólo las artes escénicas son interesantes; también la gimnasia, las artes marciales o el yoga recalibrarán tu cuerpo y mejorarán tu presencia escénica.

[Aprovecha esta oportunidad de probar unas auténticas multivitaminas para comunicadores: nuestro próximo curso en abierto de Superpoderes del PowerPoint. ¡Apúntate!]

DIÁLOGO ABIERTO

¿Te animas a descubrirnos tus propias multivitaminas para comunicadores?

[Créditos: Imagen de cabecera diseñada  para este artículo con elementos de Shutterstock ]

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR