Igual que no hay dos públicos iguales, no debería haber dos presentaciones de PowerPoint iguales. En nuestros cursos de creación de presentaciones siempre insistimos en esta idea: adapta tu presentación a tu audiencia. Parece sencillo, pero lo olvidamos con demasiada frecuencia.

Si tu objetivo es vender más coches, ¿realmente necesitas un PowerPoint inspirador?
En estos tiempos en que las charlas TED han establecido el nuevo estándar al que aspira la mayoría de los presentadores, muchos han perdido de vista algo obvio, a saber, que las presentaciones de PowerPoint basadas en imágenes inspiradoras a pantalla completa, trufadas de palabras clave, ideas-fuerza y mensajes inspiradores, no son las más apropiadas en todos los casos. A menudo, cuando se trata de tomar decisiones durante una reunión de trabajo con nuestro equipo, lo que necesitamos es mostrar datos, visualizarlos en forma de gráficos, y comparar las características técnicas de varios productos y servicios.

Clasifica tus presentaciones de PowerPoint en (al menos) dos tipos
Teniendo en cuenta lo anterior, te propongo clasificar sencillamente las presentaciones de PowerPoint en dos categorías: presentaciones para auditorios y presentaciones para reuniones de trabajo. En las primeras, el ponente habla y controla el ritmo y la duración de la presentación; mientras tanto, el público escucha. El propósito del acto no es propiciar una discusión larga y meticulosa. En las segundas, en cambio, intervienen personas con autoridad y poder de decisión que escucharán, preguntarán y rebatirán argumentos. En este caso, la audiencia participa en el acto de comunicación, que se vuelve plenamente interactivo.

Ten esto en cuenta la próxima vez que diseñes un PowerPoint para una reunión
Debido a que las presentaciones para reuniones de trabajo se destinan a un público y a un cometido diferente, el estilo de PowerPoint que vemos en tantas conferencias conmovedoras no funciona. De hecho, no tener esto en cuenta sería un grave error. Una presentación de Powerpoint que resulte adecuada como herramienta de toma de decisiones en una reunión de trabajo debería:

Para conseguir todo lo anterior, en El Arte de Presentar recomendamos emplear la estructura de la Diapositiva Universal que explicamos en El Superhéroe de las Presentaciones y en nuestros cursos. Además, aconsejamos preparar dos presentaciones ligeramente distintas: una para mostrar en pantalla, con menos texto, y otra para repartir en papel, con más información para que quien la reciba pueda subrayar, anotar y reflexionar a su antojo.

[Descubre cómo aplicar la Diapositiva Universal a tus próximas presentaciones en nuestro Curso PRO de Creación de Contenidos.]

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué objetivos debería cumplir una presentación de PowerPoint adecuada para una reunión de trabajo?

[Créditos: Imagen de cabecera diseñada  para este artículo con elementos de Shutterstock]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR