Si has vivido, tienes historias que contar: el poder de la historia autógrafa