Para hablar bien en público, antes hay que pensar bien en privado