Una delgada línea separa la excelencia del ridículo