Esta entrada ha sido amablemente escrita por Pedro Bisbal, dedicado en cuerpo y alma a “Generar Ecosistema de Inversión Privada en Startups” desde CVBAN (Asociación de Business Angels) y desde su blog para business angels y emprendedores.

Minuto y medio, no necesitas más para generar la suficiente expectación y que estén deseosos de escucharte durante 5 ó 6 minutos más. Si no consigues conectar en los primero 90 segundos, has perdido una nueva oportunidad amigo, ¿cuántas van ya?

En tu búsqueda de inversión privada para tu proyecto empresarial, compites contra todo el mundo y eso es mucha gente. Hoy los proyectos empresariales en búsqueda de inversión privada están mucho más accesibles a cualquier inversor privado que años atrás: infinidad de operadores, servicios, aplicaciones y plataformas ponen a disposición de potenciales inversores gran cantidad de startups en las que poder invertir.

Parece que en Internet se puede conseguir todo, pero es muy frío y tremendamente competitivo. Captar la atención desde Internet es mucho más duro y complicado que hacerlo físicamente.

Así que si tienes la oportunidad de hacer una presentación de tu proyecto ante potenciales inversores privados considéralo como un auténtico regalo, como una oportunidad de oro. Procura despertar el interés y genera en ellos la suficiente curiosidad por conocer más.

IDENTIFICA EL OBJETIVO DE TU PRESENTACIÓN

El primer aspecto que has de tener en cuenta es el de identificar cuál es el objetivo de tu presentación, ya que en función del mismo harás mayor o menor hincapié en determinados aspectos o incluso prescindirás de determinadas informaciones.

No es lo mismo hacer una presentación de producto, en la que muestras las bondades y especificaciones tu producto; que una presentación para reclutar talento, en la que muestras una foto del futbolín y lo “cool” que es tu empresa; que una presentación de captación de inversión privada.

Tu objetivo, en el caso de la presentación ante inversores privados, es conseguir una segunda reunión. Errarás si pretendes con esta presentación que te firmen los cheques con tu presentación de colorines y a la última moda.

CONOCE LA MOTIVACIÓN DE TU AUDIENCIA

Una vez definido el objetivo, toca conocer cómo lograr el objetivo: has de conocer qué es lo que le motiva a hacer una inversión a un inversor privado de proximidad o business angel.

Toma nota: “hacer un buen negocio”. No nos engañemos, los business angels invierten en proyectos en los que entienden que pueden obtener una rentabilidad al capital invertido. Nos gusta el mundo de la empresa y disfrutamos acompañando a emprendedores, pero queremos que nuestra inversión obtenga plusvalías. A nadie le gusta tirar el dinero.

ORGANIZA LOS CONTENIDOS

Una vez claros los objetivos y conocida la motivación principal de nuestra audiencia, nos toca organizar los contenidos.

Estructura tu presentación con el modelo del sandwich inverso (jamón, pan, jamón)

1Primera pieza de jamón, el arranque

Utiliza tus primeros 90 segundos para presentarte y dejar claro que tu proyecto es un buen negocio. Para ello necesitarás mostrar la oportunidad identificada y tu propuesta de valor: ¿resuelves un problema? o ¿cubres una necesidad? ¿Con qué producto o servicio? Muestra además el tamaño del mercado donde operas, pero no te encantes. Recuerda que has de ser tremendamente expeditivo en esta fase, más tarde dedicarás una transparencia a mostrar todo el conocimiento que tienes del mercado.

2Pieza central (pan), la transición

Utiliza los siguientes minutos para exponer cómo vas a hacerlo, puedes utilizar distintos medios para explicar en este punto cómo vas a cubrir o resolver ese problema o necesidad detectada:

  1. Habla de tu modelo de negocio, en definitiva, ¿cómo vas a ganar pasta?
  2. Muestra tu mojo o aspecto diferencial. ¿Por qué tú y no otros? ¿Qué os hace tan especiales?
  3. Presenta al equipo, su experiencia, su capacidad y compromiso.
  4. Transmite perfecto conocimiento del mercado: tamaño, atomización, crecimiento, mercado objetivo…
  5. Identifica el resto de operadores mediante una matriz de competencia, ¿qué hacen o no hacen?
  6. Procesos, marketing y ventas. ¿Cuál es el plan? ¿Cómo vas a hacerlo?
  7. Muestra el estado actual del proyecto, hitos. Si existe una demo, es el momento de sacarla a relucir (física o digitalmente).
  8. Previsiones, evolución, consumo mensual de tesorería (CBR), ¿dónde podremos llegar y cuánta gasolina nos queda?
  9. Financiación, importe, destino de la inversión, valoración aproximada. ¿Cuánto te hace falta, de dónde lo vas a sacar, para qué lo quieres y a cambio de qué?

3Segunda pieza de jamón, el cierre

Aprovecha los últimos segundos de tu presentación (incluso merece la transparencia de cierre) antes de abrir el turno de preguntas para explicar por qué haces lo que haces y por qué es un buen negocio. Incluye una bonita y contundente llamada a la acción.

Explicar a las personas el motivo por el que haces algo tiene una influencia importante en cómo reaccionan ante ti, porque normalmente, la gente está dispuesta a cumplir tus peticiones cuando se le dan motivos para hacerlo.

Las personas necesitamos tener motivos para tomar decisiones y justificar nuestras acciones.

¡Dales motivos para invertir!

P.D. Las grandes presentaciones, las que no dejan indiferentes a sus interlocutores o a su auditorio, en definitiva las que consiguen su propósito, no son producto de la casualidad, son el resultado de trabajar duro, haciendo un trabajo previo impecable y practicando hasta la extenuación.

No puedes permitirte fallar en tu próxima presentación.

[¿Quieres prepararte para tu próxima presentación ante inversores? Apúntate a nuestros cursos en abierto.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- Si te piden una presentación y mandas un documento, corres el riesgo de matar la comunicación

- Hacer una buena presentación de tu empresa es fundamental si quieres lograr financiación

- El sorprendente y verdadero origen del primer discurso de ascensor de la Historia

DIÁLOGO ABIERTO

¿De qué manera preparas tu presentación ante inversores? ¿Cuáles han sido tus resultados hasta ahora?