“Los efectos de sonido ostentosos no tienen cabida en una presentación.”

— Michael Alley

¿Crees que por el mero hecho de usar PowerPoint ya estás haciendo una presentación multimedia? ¡Para nada! Si usar PowerPoint no añade nada a llevar las transparencias impresas en un acetato y proyectarlas mediante un retroproyector de los de toda la vida, entonces no estás sacando partido a todo su potencial multimedia. Destinar PowerPoint a crear transparencias con letras y letras no es explotar la multimedia sino masacrarla.

Además del vídeo y de las animaciones, otro elemento multimedia que puede resultar muy efectivo en tus presentaciones es el sonido. La semana pasada en TEDxSol quedé fascinando viendo varias charlas de Julian Treasure en las que el sonido jugaba un papel relevante completamente inusual (Las 4 maneras en que el sonido nos afecta, ¡Shh! Salud auditiva en 8 pasos, 5 maneras para escuchar mejor). Inspirado por su intervención y por los trabajos de Stephen Kosslyn, a continuación te propongo una serie de recomendaciones para utilizar sabiamente el sonido y evitar hacer ruido.

1. Utiliza sonidos para captar la atención de la audiencia, eso sí, con moderación. Un sonido inesperado produce el mismo efecto que el movimiento: atrapa la atención de la audiencia. Sin embargo, los sonidos no dirigen la atención a un elemento de la pantalla, sino que más bien alertan de un cambio en la pantalla. No utilices en exceso este recurso, porque a la tercera vez la audiencia puede irritarse por el sonido.

2. Utiliza sonidos para definir el contexto. Pueden servir para definirlo para toda la presentación, para una porción de ella o para una transparencia. Por ejemplo, una presentación sobre contaminantes en el mar, puede utilizar el sonido de las olas. Una presentación sobre contaminación acústica puede utilizar el sonido de tráfico y obras.

3. Utiliza sonidos apropiados para el tema y concepto siendo explicados.

4. Utiliza sonidos para dar un respiro a la audiencia. Durante estas pausas le permites procesar la información ya presentada.

5. Utiliza sonidos para proporcionar evidencia. La mayoría somos como Santo Tomás: “si no lo veo no lo creo”. En este caso, oír puede ser creer. Por ejemplo, interacciones entre pacientes y médicos o entre alumnos y profesores.

6. Coordina los sonidos, el texto y los gráficos. Utiliza una fotografía o gráfico que refuerce el sonido usado como evidencia. El caso extremo de asimilación es el uso de una secuencia de vídeo.

7. No varíes arbitrariamente la cualidad tonal o el volumen.

8. Al igual que debes asegurarte de que cualquier contenido gráfico en tus transparencias debe poder verse desde cualquier asiento, asegúrate de que los sonidos pueden oírse desde todos los rincones de la sala.

9. Utiliza sonidos de alta fidelidad. Si usas fotos de calidad profesional, utiliza igualmente sonidos de alta fidelidad. Existen en Internet numerosos sitios de descarga de sonidos de lo más variado, tanto de pago como gratuitos. Por supuesto, muchos de ellos también puedes grabarlos tú mismo.

- 13 ideas para cautivar a la audiencia con las fotografías de tu presentación

- La ley de Murphy también se aplica a las presentaciones

- El coaching en el Arte de Presentar

¿Cómo usas los sonidos en tus presentaciones?