Las diez funciones mitológicas que cumplen las historias dentro de las organizaciones

Según los dos narradores y visionarios Ryan Mathews y Watts Wacker, autores del libro What’s Your Story, a lo largo de los siglos, las historias han cumplido todas las funciones sociales posibles: han dado forma al orden social y a las leyes, han inspirado la creatividad, justificado la guerra y la paz, etc. Los autores sostienen que en el contexto del mundo corporativo, estas funciones son diez:

1 Explicar orígenes

Todas las culturas cuentan con historias sobre sus orígenes, las cuales explican a sus miembros quiénes son, de dónde vienen, por qué están aquí, cuál es el sentido de su vida y trabajo, etc. De una manera parecida, las historias  de orígenes corporativos también intentan responder a  estas cuestiones.

2 Definir la identidad individual y grupal

Cuando las historias de los orígenes han proporcionado respuesta a cuestiones existenciales básicas, surge la necesidad de historias que expliquen la relación entre personas y, por extensión, grupos. A menudo, estas historias se utilizan para explicar alianzas o justificar guerras tribales.

3 Establecer una tradición y fijar un tabú

El establecimiento de tradiciones corporativas y la fijación de tabúes son herramientas imprescindibles a la hora de reforzar una identidad grupal.

4 Simplificar, ofrecer perspectiva o reducir problemas complejos a una serie de principios fácilmente digeribles

Los mitos y leyendas convierten temas complejos en historias sencillas y universalmente accesibles. Los mitos de la épica hindú, Ramayana, o del Génesis del Antiguo Testamento, alusivos a la creación del mundo, transmiten ideas metafísicas de una forma fácilmente recordable. Las versiones reduccionistas de esta técnica se pueden encontrar también en el mundo empresarial.

5 Ilustrar el orden natural de las cosas

En los mitos griegos o en los Vedas, sus respectivos panteones de dioses están claramente jerarquizados. En el mundo corporativo son los organigramas los que cumplen la función de repartir, indicar y racionalizar las responsabilidades. A través de ellos nos es posible saber que el departamento A está subordinado al departamento B y éste, a su vez, a la división X.

6 Transmitir una historia compleja de una manera concisa

Las sociedades orales recurren a leyendas para transmitir información sobre fenómenos complejos. Esta es la forma más fácil de recordar y relatar, además de eliminar cualquier detalle superficial o contradictorio.

7 Transmitir las posturas morales o éticas y preservar los valores

La utilización de historias con el fin de subrayar valores y comportamientos esenciales para la supervivencia de una tribu o una sociedad es un hecho demostrado. Estas historias eliminan todos los elementos superfluos para así subrayar especialmente un determinado mensaje.

8 Ilustrar las relaciones con la autoridad

Los mitos griegos describen con gran detalle qué les pasa a aquellos que se enfrentan al jefe o  le ofenden de alguna manera. En uno de ellos, se castiga a Sísifo por haber robado ciertos secretos de Zeus con la pena de empujar una enorme piedra ladera arriba. Tampoco las corporaciones ven con buenos ojos una traición o una deserción de sus ejecutivos y las describen en los peores términos.

9 Describir las respuestas adecuadas a la vida o los comportamientos modélicos

Los relatos de Adán y Eva o de Buda ilustran cómo los individuos se descubren a sí mismos y se responsabilizan de sus actos después de haber abandonado su casa. La historia del rey Midas cuenta qué les sucede a aquellos que permiten que sus deseos dominen su razón.

10 Definir el premio y detallar los caminos de salvación o perdición

Este último principio fundamenta las historias del Santo Grial, del Fausto de Goethe o del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de R. L. Stevenson: en ellas se describen las relaciones de los individuos y la sociedad, se da continuidad a su pasado, presente y futuro, se explican sus mundos y los comportamientos adecuados se premian, mientras los inadecuados se castigan.

Tu primera obligación en una presentación es conectar con tu audiencia. Si no lo consigues desde los momentos iniciales de tu intervención, estará abocada al fracaso por mucho que tu tema sea de gran interés o relevancia. Cuando hayas conectado con tu público, debes conseguir que éste se implique o se sienta parte de lo que cuentas. Prueba a hacerlo con una historia.

[¿Quieres profundizar en la aplicación del storytelling a tus presentaciones? Apúntate a mis próximos cursos en abierto.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- Cinco tramas de historias universales que resonarán profundamente con tu audiencia

- Las historias mueven a la acción mejor que los datos y hechos

- En tu próxima presentación, narra el relato mítico escondido en el corazón de tu empresa

- La estructura del viaje del héroe para presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué historias cuentas sobre tus productos y servicios y sobre ti mismo?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR