El Poder de la Regla del Tres

Utilizar grupos de tres elementos ha sido un recurso retórico y narrativo utilizado desde los albores de la humanidad. Podemos encontrar ejemplos en literatura, religión, política, cultura popular, en todas las épocas y lugares: desde los Tres Reyes Magos o los Tres Cerditos, pasando por las Tres Gracias o los Tres Mosqueteros, hasta la Santísima Trinidad cristiana, la Triple Diosa celta o la Trimurti hindú.

Según Mark S. Walton, autor de Generating Buy-In: Mastering the Language of Leadership, nuestra mente percibe, retiene y recuerda con facilidad toda la información que se le presenta en grupos de tres. No en vano, nuestra conciencia colectiva, desde los orígenes de la humanidad, está saturada de conceptos formulados en grupos de tres elementos: cuerpo, mente, espíritu; pasado, presente, futuro; luces, cámara, acción; sexo, drogas y Rock ‘n Roll; sangre, sudor y lágrimas; pensar en tres deseos; planteamiento, nudo y desenlace; la regla de los tercios; etc. Por esta razón, comunicar en forma de tres mejora la recepción y la retención de lo que se transmite a cualquier público.

En vez de abrumar con listas interminables, usa el Tres

Es normal que nuestra atención decaiga y empecemos a aburrirnos ante un conferenciante que enumera doce puntos que deben ser recordados, o frente a un vendedor que describe catorce características del producto que nos está ofreciendo o si alguien pretende que sigamos un proceso que consta de once pasos.

La mayoría de las personas cierra su mente si se le expone a una avalancha de datos que tenga que escuchar y, más aún, si tiene que recordarlos. Por el contrario, si la comunicación se basa en tríos, como por ejemplo tres ideas, tres pasos, tres razones, entonces la mente se abre, se relaja y, si el tema les resulta interesante, es más sencillo mantener la atención de los oyentes.

Aprende a utilizar el poder del tres en tus presentaciones y verás cómo expresas conceptos de manera más completa, enfatizas mejor tus puntos clave y fomentas el recuerdo de tu mensaje.

[¿Quieres aprender a aplicar el principio de la sencillez a tus presentaciones? Apúntate a mis próximos cursos en abierto sobre creación de presentaciones.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- Empieza tu presentación comunicando desde el territorio común

- Ethos, Pathos, Logos: Aprende de Aristóteles los tres pilares de la persuasión

- Siete aperturas clásicas para empezar con fuerza tu presentación (y ganar la partida)

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has probado a usar la Regla del Tres en tus presentaciones? ¿Con qué resultados?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR