La falacia narrativa o por qué las historias resultan más persuasivas que los hechos