Tú no eres el héroe de la presentación, eres el mentor