Resulta muy frecuente asistir a presentaciones en las que el ponente en un momento u otro de su exposición realiza una demo con el ordenador. Momento realmente temido por mí si estoy sentado más allá de la quinta fila. Seamos realistas. Los programas de ordenador están pensados para manejarlos sentado delante de un monitor, no para ser observados durante una presentación desde 25 metros de distancia en una pantalla de dos metros de largo con una resolución de 1024×768 píxeles. ¿Resultado? Nadie ve nada más allá de la quinta fila.

Nunca incluyas elementos diminutos

Bajo mi punto de vista, un agravante de las presentaciones con demos se produce cuando el ponente, consciente de la imposibilidad física de la audiencia de distinguir letras y números de menús y gráficos, además comenta en voz alta: “Seguro que los de las últimas filas no pueden ver nada”. ¡Pues claro que no! ¿Para qué incluir algo que prácticamente nadie puede ver? No me canso de repetir en mis cursos sobre presentaciones: nunca incluyas en una transparencia elementos que no puedan distinguirse. Y la culpa no es de los asistentes que se sientan en la última fila, como se defendía a la desesperada en cierta ocasión un conferenciante cuando le recriminé por haber utilizado letra diminuta en sus transparencias. La culpa es única y exclusivamente del ponente. Yo siempre intento sentarme en las primeras filas para no perder detalle, pero ¿qué pasa si sólo quedan huecos al final? ¿No tienen derecho los últimos ocupantes de ver lo que se proyecta en la pantalla?

En el caso de las presentaciones con demos, en las que se utiliza un programa que a menudo no permite aumentar el tamaño de las fuentes o de los elementos gráficos, existe una solución muy sencilla y eficaz: hacer zoom. Para el caso de presentaciones en Windows, Microsoft ofrece gratuitamente la herramienta ZoomIt. No sólo permite hacer zoom sobre cualquier posición de la pantalla pulsando una combinación de teclas configurable por el usuario, sino también dibujar a mano alzada sobre la pantalla con lápices de varios colores; crear formas geométricas sencillas como líneas, elipses, rectángulos y flechas; escribir texto de cualquier tamaño; volver la pantalla de color blanco o de color negro; e incluso crear temporizadores. ¡Una herramienta imprescindible! Sólo tiene un inconveniente: pixela en exceso, por lo que se echa en falta un filtro antialiasing para que los contornos de las imágenes se perfilen con suavidad.

Zoom en la pantalla

Zoom en la pantalla

La posibilidad de hacer zoom durante la presentación viene integrada de serie en los Mac: basta con pulsar una combinación de teclas y utilizar la rueda del ratón para hacer zoom. El zoom está muy cuidado, de manera que la imagen no pixela.

La próxima vez que debas hacer una demo en tu presentación, piensa en los asistentes sentados más allá de la quinta fila. Utiliza una herramienta de zoom y todos verán tu demo.

Añadir a del.icio.us

- La mucha información confunde más que orienta

¿Conoces algún otro programa para hacer zoom de mejores prestaciones? Comparte tu experiencia con otros lectores.