Emails, llamadas, reuniones, imprevistos, exigencias, plazos imposibles, …

¿Sientes que no llegas a todo? ¿Te come el día a día? ¿Acabas agotado por los mil frentes abiertos?

¡Bienvenido al estrés!

Al final no separas vida laboral y personal, no duermes bien y terminas quemado en tu puesto de trabajo. Y por supuesto, no sacas tiempo para dedicar a tus presentaciones y cocerlas a fuego lento en cazuela de barro.

Necesitas aprender a gestionar y prevenir el estrés para garantizar tu salud y bienestar. Lo notarás tú y lo notará tu audiencia.

¿Eh? ¿Qué? Ah, sí, perdona.

¿Nunca te han pillado en Babia durante una reunión? ¿O estás hablando con un cliente y te das cuenta de que no le estás escuchando porque tu mente está en otro sitio?

A menudo nuestro cuerpo está presente pero nuestra mente ausente, vagando por los mundos de Yupi.

Necesitas aprender a enfocar la atención y a trabajar concentrado para mantener tu productividad, tomar mejores decisiones y evitar errores. Cuando eres capaz de enfocar tu mente sin distracciones, tus presentaciones saldrán más frescas, más claras, y estarán mejor acabadas.

¡El viernes que viene, presentación al grupo! ¡Uf! ¿Te pones malo sólo de pensar en hablar delante de 100 personas? ¿O tal vez hay un jefe o compañero de trabajo que te irrita con su sola presencia entre el público?

A menudo reaccionamos ante las situaciones en lugar de responder de una manera consciente. Como consecuencia, sufrimos innecesariamente y nos enzarzamos en conflictos perfectamente evitables.

Necesitas un mecanismo de regulación de tus emociones que te ayude en las relaciones interpersonales y en las situaciones difíciles. Y pocas veces te verás en situaciones más comprometidas que las presentaciones en público.

¡Menudo panorama! Estrés, burnout, piloto automático, multitarea, déficit de atención, falta de concentración, conflictos interpersonales, … ¿Quién puede ser tu aliado para gestionar el estrés, para dejar de vivir en piloto automático, para dejar de reaccionar con agresividad o miedo ante los conflictos?

Te propongo el mindfulness. ¿El mind qué? ¡Calma! No es nada mágico, no es ningún rollo místico oriental.

El mindfulness es un estado de atención y consciencia plena al momento presente sin juzgar. Consiste en centrarse en el aquí y en el ahora con una orientación de curiosidad, de apertura y de aceptación.

Practicando el mindfulness notarás beneficios en tu salud, mejoras en tus capacidades cognitivas y mayor inteligencia emocional

El impacto del mindfulness en la empresa y en los empleados ha sido muy estudiado en los últimos años. Está sólidamente documentado en tres dimensiones:

  1. Beneficios psicosomáticos: Lo más estudiado hasta ahora en la literatura científica ha sido la eficacia del mindfulness contra el estrés. De hecho, puede decirse que la primera aplicación clínica del mindfulness en occidente fue precisamente como terapia de reducción del estrés. John Kabat-Zinn fue el responsable de su introducción por la puerta grande en el mundo sanitario y científico de la mano de su programa de Reducción de Estrés basada en Atención Plena (Mindfulness-Based Stress Reduction, MBSR).
  2. Beneficios cognitivos: Se acumulan los experimentos de laboratorio que confirman que la práctica del mindfulness mejora funciones cognitivas tan importantes como la capacidad de atención, la memoria de trabajo (que almacena temporalmente la información durante la ejecución de tareas complejas) y la flexibilidad cognitiva (la capacidad de adaptación a situaciones nuevas e inesperadas).
  3. Beneficios emocionales: El mindfulness mejora la empatía y promueve emociones positivas. Por un lado, fomenta un mayor contacto con nuestras sensaciones, lo que conduce a una mejor autoconciencia que, unida al autocontrol de las reacciones, permite la empatía e incluso un mayor sentido del altruismo. Por otro, cuanto más bajo el capital psicológico de una persona (esperanza, eficacia, optimismo, resiliencia), mayor el impacto del mindfulness en las emociones positivas. Vamos, que ayuda más a quienes más ayuda necesitan.

Si quieres leer una descripción pormenorizada y con una evidencia científica aplastante sobre los beneficios del mindfulness, te recomiendo el libro del Dr. Mario Alonso Puig: ¡Tómate un respiro! Mindfulness: El arte de mantener la calma en medio de la tempestad.

Para practicar el mindfulness, practica la atención plena

Practicar el mindfulness es muy sencillo y muy difícil a la vez. ¿¡Cómo!? Es sencillo porque no necesitas ni equipamiento, ni lugar, ni atuendo especiales. Basta con que elijas un objeto de concentración en el que enfocar toda tu atención. El más sencillo y que llevas siempre contigo a todas partes es la respiración. Otros objetos frecuentes son las sensaciones corporales, los propios pensamientos y emociones, un objeto físico (por ejemplo, una vela) o una imagen (por ejemplo, un mandala). Como ves, hasta aquí nada complicado. Donde empiezan las dificultades es cuando intentas sostener la atención plena en ese objeto. A los pocos segundos notarás cómo tu mente se distrae. Aparece un pensamiento, te enganchas a él, y al cabo del tiempo te darás cuenta de que llevas un buen rato olvidado del objeto de concentración. Entonces retornas a él y continúas. Se produce una especie de vals:

¿Parece una tontería? ¡Pues funciona! Sólo tienes que probarlo. Hay montones de apps que te ayudarán, como Calm y Headspace. Al principio, basta con dedicar 5 ó 10 minutos diarios. Aprovecha pequeños tiempos muertos para sentarte a meditar. Guiado por éstas u otras apps te resultará facilísimo y pronto comenzarás a cosechar los beneficios.

Una persona consciente se comunica más saludable y eficazmente.

LOS CUATRO PILARES DE LA SALUD

Acabas de leer el cuarto artículo de la serie de cuatro artículos sobre Los Cuatro Pilares de la Salud:

  1. Cómo el ejercicio físico nos ayuda a hacer mejores presentaciones
  2. Aliméntate para aumentar tus niveles de energía durante las presentaciones y a lo largo de todo el día
  3. Recupérate: Mejora tu descanso y empieza tus presentaciones con buena cara

 

Apúntate a nuestro curso de mindfulness y los cambios en tu interior se notarán en el exterior.

DIÁLOGO ABIERTO

¿Practicas el mindfulness? ¿Qué cambios ha obrado en tu vida?